‹ Reseña Histórica
Don Lorenzo Cuéllar Molina 1840-1920 »

Hace 116 años el ilustre hombre, Don Lorenzo Cuellar Molina, nacido en Pitalito, Huila, dispuso por testamento que la mayoría de sus bienes se destinara a la fundación de un instituto dedicado a la asistencia, educación y formación profesional de niños y niñas huérfanos. El mismo lo llamó Instituto Cristiano San Pablo. A la muerte del señor Cuellar la Junta Directiva de entonces, con grandes esfuerzos y mucho tiempo después, logró terminar las construcciones que el ideó en su testamento y alcanzó a iniciar en la Plaza España de la ciudad.

Años después, la Junta nombró al Padre Luis María Murcia como Director del Instituto. Este ilustre sacerdote fue un verdadero técnico en sicopedagogía y asistencia infantil, con estudios especializados y valiosas experiencias dentro y fuera del país. A él correspondió la estructuración técnica de la obra, adecuando a la genial idea del Señor Cuellar las más modernas técnicas sicopedagógicas para esta clase de niños.

“En los edificios de la Plaza España, dicen las crónicas del Instituto, fue posible brindar a los primeros niños el cálido ambiente de ese hogar de que carecían. Pero cuando el número creció y el ambiente tranquilo del sector cambió notoriamente por las plazas de mercado que allí se establecieron, la obra fue desembocando en un internado donde se veía deprimirse la personalidad del niño, a medida que se esfumaba el espíritu familiar”.

Entonces, después de maduros estudios, la Junta Directiva del Insituto llegó a la conclusión de que la obra asistencial, para su completo desarrollo debía trasladarse a un sitio más apacible y fraccionarse en casas hogares con más de 30 niños cada una.

El Gobierno Nacional dio la aprobación necesaria para la compra de un amplio predio en Madrid, Cundinamarca; para efectuar las construcciones y trasladar allí la obra asistencial.

Así surgieron, hace cerca de 66 años, la Ciudad de Niño y la Ciudad de la Niña en el kilómetro 24 sobre la carretera que de Bogotá conduce a Facatativá, a 20 minutos en automóvil.